Apuntes sobre la tuberculosis

Autor:

Dra. Natalia Loaiza Díaz

Jefe de Patología Clínica, Médica Especialista en Microbiología,

Laboratorio Clínico Hematológico S.A. Medellín, Colombia.

Compartir

El 24 de marzo de 1882, el Dr. Robert Koch dio a conocer su descubrimiento sobre la bacteria causante de la tuberculosis, Mycobacterium tuberculosis, también conocida como bacilo de Koch. Por esta razón, cada año se celebra en esta fecha el Día Mundial de la Tuberculosis para generar conciencia en la población acerca de la tuberculosis y sus efectos para la sociedad, la economía y la salud, pues continúa siendo una causa importante de muerte a nivel mundial.

¿Qué es y cómo se transmite?

Es una enfermedad curable y prevenible que se puede desarrollar en las personas como consecuencia de la infección con la bacteria Mycobacterium tuberculosis. Esta afecta principalmente los pulmones, pero puede afectar otros sitios del cuerpo, como los ganglios linfáticos, los huesos y las articulaciones, el cerebro y otros órganos (1–5).

Las personas con tuberculosis pueden transmitirla a otros a través de aerosoles que contienen el microorganismo, y que son liberados y suspendidos en el aire cuando tosen, estornudan o espectoran (escupen) (1–5). Las personas que se encuentran cerca pueden inhalar los aerosoles e infectarse. Además, estas pequeñas gotas respiratorias pueden permanecer suspendidas en el aire durante varias horas, según el entorno (1).

Todas las personas pueden contraer la infección, pero solo algunas de ellas desarrollan la enfermedad. En la mayoría de los casos, el sistema inmune interviene y controla la infección; sin embargo, en algunos casos las bacterias evaden la respuesta inmunológica y logran multiplicarse en los alvéolos pulmonares de manera suficiente para destruir el tejido y causar la enfermedad (1,6).

¿Qué tan frecuente es?

La tuberculosis es una enfermedad muy frecuente que puede afectar a cualquier persona, independientemente de su edad o sexo. De acuerdo con las últimas cifras publicadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 2020, 9,9 millones de personas se infectaron de tuberculosis en todo el mundo. El 56% de estos enfermos eran hombres adultos, el 33% mujeres adultas y el 11% niños (7,8).

En el año 2020, aproximadamente 1,3 millones de personas de la población general murieron por causa de la tuberculosis y 214.000 adicionales entre la gente que convive con VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana)  (7). La enfermedad ocupa el puesto número 13 entre las causales de muerte a nivel mundial, y es la segunda causa de muerte de origen infeccioso, después de la COVID-19  (3,7).

La pandemia de la COVID-19 revirtió años de progreso en la reducción del número de personas que mueren a causa de la tuberculosis en el mundo, obteniendo en 2020 un número total de muertes equivalentes a las del año 2017 (7).

En nuestra región, Las Américas, en 2020, alrededor de 291.000 personas se enfermaron de tuberculosis, 18.300 de los infectados eran niños, y el 50 % eran menores de 5 años. De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en 2020, cerca a 27.000 fallecieron de tuberculosis, el 29% de ellas coinfectadas con el VIH (2,9).

En Colombia, de acuerdo con lo reportado al Programa Nacional de Prevención y Control de la Tuberculosis (PNPCT), en el año 2020 se presentaron 12.582 nuevos casos, aproximadamente 22,6 casos por cada 100.000 habitantes; 20,5% de estos en el departamento de Antioquia. La mortalidad por esta causa, en este mismo año, a nivel nacional fue de 1,7 casos por cada 100.000 habitantes (4).

¿Quién puede contraerla?

La enfermedad afecta a ambos sexos y a todos los grupos de edad. Sin embargo, hay grupos de edad o personas con otras enfermedades que tienen mayor riesgo de infectarse, como es el caso de las personas que viven con el VIH (3,4).

La probabilidad estimada de que una persona infectada con Mycobacterium tuberculosis y con su sistema inmune competente, pero en ausencia de tratamiento para la infección, desarrolle la enfermedad es del 5% en los primeros 2 años después de la infección y alrededor del 10% durante toda la vida. En  las personas con el sistema inmune deficiente, por ejemplo, aquellas que conviven con VIH no tratada y sin tratamiento para tuberculosis, esta probabilidad asciende entre el 5% al 10% cada año, un riesgo muy alto durante toda la vida (1,6)

Además, se ha estimado que cada enfermo con tuberculosis activa, transmitirá la infección, durante el siguiente año, entre 5 a 15 personas que, sin diagnóstico y tratamiento oportuno, continuarán ampliando la diseminación de la infección y engrosando las cifras de morbimortalidad por tuberculosis (3).

En Colombia la infección es más frecuente en hombres que en mujeres; se estima que por cada dos hombres enfermos se enferma una mujer; es también más común en las personas que tienen entre 25 y 34 años, y entre los mayores de 65 años, así como en quienes padecen desnutrición, cáncer, VIH, COVID-19, diabetes mellitus, enfermedades pulmonares, hepáticas y renales crónicas (4,10).

¿Qué síntomas presenta una persona con tuberculosis?

Las personas que tienen la infección, pero no la enfermedad, porque su sistema inmunitario detuvo el proceso y ha mantenido la bacteria bajo control, tienen una infección de tuberculosis latente. Estas personas no presentan síntomas y no transmiten la tuberculosis a otras personas (1).

Quienes desarrollan la enfermedad, porque su sistema inmunitario no pudo mantener la infección controlada, tienen una tuberculosis activa y presentan, generalmente, síntomas respiratorios como tos de más de dos semanas de duración, que puede estar acompañada de expectoración (esputo) con o sin sangre. También pueden presentar dolor en el tórax, fiebre, sudoración en las noches y pérdida de peso. Estas personas son quienes pueden contagiar a otras. En cuanto a los síntomas de la tuberculosis extrapulmonar, estos van a depender de la parte del cuerpo afectada (1).

¿Cómo se diagnostica la tuberculosis?

El diagnóstico debe empezar con la sospecha de la enfermedad por parte del médico tratante y se complementa con algunas ayudas diagnósticas, entre ellas (11):

  • Las pruebas de imagen como los rayos X de tórax, para visualizar cambios en los pulmones como infiltrados o cavidades. 
  • Las pruebas indirectas, que buscan una respuesta del sistema inmunitario (prueba de tuberculina) cuando la persona ha tenido contacto previo con la bacteria.
  • Las pruebas de laboratorio clínico, que se realizan, usualmente, en tres muestras seriadas de esputo. Si se sospecha una tuberculosis extrapulmonar, se deben obtener y examinar las muestras del sitio donde se sospecha la infección.

Generalmente, las muestras de esputo son recolectadas por el paciente en su casa o en un centro de salud y se envían a un laboratorio para ser examinadas. Entre las pruebas de laboratorio que se realizan se encuentran (11):

  • La baciloscopia: consiste en observar, directamente en la muestra del paciente, a la bacteria mediante un microscopio de luz. Para esto, se utiliza una coloración para bacilos ácido alcohol resistente (BAAR).
  • El cultivo: pretende aislar de la muestra del paciente y hacer crecer en medios especiales (líquidos o sólidos) el microorganismo, para luego hacer pruebas que permitan su identificación y confirmación de la sensibilidad a los fármacos empleados para su tratamiento. Todas las muestras deben cultivarse, independientemente de si el frotis de BAAR es positivo o negativo.
  • Las pruebas moleculares: también permiten la detección e identificación de los ácidos nucleicos de la micobacteria y determinar la resistencia a los antibióticos, aunque en menor tiempo (sólo unas horas, en comparación con una semana o más para la detección de las micobacterias en cultivo) y con mayor sensibilidad.

¿Existe algún tipo de tratamiento?

La tuberculosis es una enfermedad que puede y debe ser tratada, incluso ser curada. Por el contrario, en ausencia de tratamiento la mortalidad por tuberculosis puede ser del 30% al 50% (12,13).

Para el tratamiento se dispone de varios antibióticos que se deben administra de manera combinada y continua durante 6 a 9 meses, aproximadamente (6). Esto resulta más efectivo para eliminar todos los microorganismos causantes de la infección y ayuda a prevenir su resistencia a los medicamentos. En algunos casos, el tratamiento puede durar más tiempo. Los medicamentos más utilizados para tratar la enfermedad de tuberculosis son la isoniazida, la rifampicina, la pirazinamida y el etambutol (14).

Es muy importante que el tratamiento se administre sin interrupciones para garantizar su éxito y evitar, así, el desarrollo de resistencia a los medicamentos de la micobacteria y, por ende, la reaparición de la tuberculosis  (14). Además, es fundamental que entre las pruebas diagnósticas por el laboratorio se evalúe la sensibilidad a los antibióticos usados para la eliminación de Mycobacterium tuberculosis; de esta manera, se podrá definir mejor el tratamiento.

Durante el año 2020, se determinó que 132.000 de los casos de infección por tuberculosis reportados en el mundo presentaban resistencia a alguno de los fármacos empleados para el tratamiento. En Colombia ,en 2020, se reportaron 324 personas infectadas con cepas de Mycobacterium tuberculosis farmacorresistentes, de ellas el 53,1% fueron catalogadas como multirresistentes a los antibióticos empleados con mayor frecuencia (MDR-TB) o resistentes a la rifampicina (RR-TB), y 38,6% como monorresistetes a otros antibióticos menos usados o polirresistentes a isoniacida (4), lo que genera dificultades importantes en el control de la enfermedad.

Aun cuando el objetivo es que el 90% de quienes reciben tratamiento farmacológico se curen, en Colombia, en 2018, tan solo el 74,3% de las personas a las que se le prescribió tratamiento adecuado resolvió la enfermedad de manera exitosa (10).

¿Qué hacemos en el Hematológico en relación a la tuberculosis?

  • Apoyamos el diagnóstico de la tuberculosis mediante baciloscopia.

Conoce el instructivo para la toma de muestras 👉 https://lch.co/wp-content/uploads/2022/03/9.-baciloscopia.pdf

  • En colaboración con laboratorios aliados, hacemos el cultivo y las pruebas moleculares (PCR en tiempo real) para la identificación de M. tuberculosis y detección de susceptibilidad a diferentes fármacos empleados en su tratamiento; al igual que una prueba serológica para el diagnóstico de tuberculosis latente.

  • Tanto los procedimientos como la entrega de resultados están respaldados por nuestro equipo médico, que incluye especialistas en Microbiología.

  • Brindamos fácil acceso a los resultados a través de nuestro portal Web https://resultados.lch.com.co/

Bibliografía

  1. Centers for Disease Control and Prevention. Lesson 2: TB Transmission and the Development of TB Diseas. En: TB 101 for health care workers [Internet]. Atlanta, Estados Unidos; 2021 [citado 18 de marzo de 2022]. Disponible en: https://www.cdc.gov/tb/webcourses/tb101/page1608.html
  2. Organización Panamericana de la Salud. Día Mundial de la Tuberculosis 2022 [Internet]. 2022 [citado 22 de marzo de 2022]. Disponible en: https://www.paho.org/es/campanas/dia-mundial-tuberculosis-2022
  3. Organización Mundial de la Salud. Tuberculosis [Internet]. 2021 [citado 23 de octubre de 2021]. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/tuberculosis
  4. Programa Nacional de Prevención y Control de la Tuberculosis. Informe de evento tuberculosis año 2021. Ministerios de Salud. Bogotá, Colombia; 2021.
  5. Ministerio de Salud y Protección Social. ¿Qué es tuberculosis (TB)? [Internet]. [citado 23 de marzo de 2021]. Disponible en: https://www.minsalud.gov.co/salud/publica/PET/Paginas/Tuberculosis.aspx
  6. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Tratamiento para la enfermedad de tuberculosis [Internet]. [citado 23 de marzo de 2021]. Disponible en: https://www.cdc.gov/tb/esp/topic/treatment/tbdisease.htm
  7. World Health Organization. Global tuberculosis report 2021. Global Tuberculosis Programme. Ginebra, Suiza; 2021. 57 p.
  8. Organización Mundial de la Salud. Día Mundial de la Tuberculosis 2022 [Internet]. 2022 [citado 22 de marzo de 2022]. Disponible en: https://www.who.int/es/campaigns/world-tb-day/2022