Linfoma, una mirada desde el laboratorio

Autora:

Dra. Vanessa Santiago Pacheco

Médica Patóloga, Laboratorio Clínico Hematológico S.A. Medellín, Colombia.

El linfoma es un tipo de cáncer del sistema linfático y la sangre que afecta a un grupo específico de los glóbulos blancos, los linfocitos, y que puede comprometer el tejido que estos conforman (tejido linfoide) en órganos del sistema inmune como  los ganglios, la médula ósea, el timo y el bazo (1).

Esta condición se produce por alteraciones en el desarrollo normal de los glóbulos blancos, que ocasionan fallos en su funcionamiento y llevan a la división anómala y descontrolada de los mismos (2). Cuando estos linfocitos sufren transformación maligna forman masas o aumentan el tamaño de los órganos afectados, principalmente los ganglios linfáticos (adenomegalias), aunque puede afectar casi cualquier órgano.

Existen diferentes tipos de linfoma según el tipo de célula afectada y su comportamiento clínico. De estas diferencias depende el diagnóstico, manejo y seguimiento de la enfermedad. Una manera sencilla de clasificarlos es en linfomas Hodgkin y No Hodgkin (3).

En el linfoma de Hodgkin, las células neoplásicas diagnósticas son llamadas de Reed-Sternberg y de Hodgkin. Este linfoma se puede dar en personas de todas las edades, siendo las más afectadas los adolescentes/adultos jóvenes y los mayores de 75 años (3).

Linfoma Hodgkin lch

El término linfoma no Hodgkin abarca un grupo muy diverso de neoplasias, que se clasifican según su célula de origen (por ejemplo, linfomas T o linfomas B), comportamiento clínico (bajo o alto grado) y, en los últimos años, según su etiología o factores asociados (linfomas asociados a inmunodeficiencias). Esta diversidad hace que la presentación de la enfermedad, sus síntomas, diagnóstico y tratamiento varíen en cada paciente y que el adecuado manejo dependa de un diagnóstico preciso y eficiente.

Síntomas

El síntoma más común en el linfoma es el agrandamiento de los ganglios linfáticos que, con frecuencia, se presenta como masas palpables en el cuello, encima de las clavículas, en las axilas, ingles u otras partes del cuerpo. En ocasiones, el crecimiento de estos ganglios linfáticos puede presionar órganos cercanos y producir dolor de pecho, tos, dificultad para respirar y dolor abdominal (2). Otros síntomas comunes son fiebre, pérdida de peso, sudoración nocturna. En algunos linfomas de bajo grado, la sintomatología es leve y puede ser poco aparente por el comportamiento indolente de estos linfomas.

Es muy importante mencionar que varios de estos síntomas también pueden ser causados por procesos benignos, reactivos, inflamatorios o infecciosos, por lo tanto, siempre se debe realizar un análisis integral y complementarlo con exámenes diagnósticos.

Linfoma síntomas

Diagnóstico

Para el diagnóstico temprano y el manejo adecuado es necesario el manejo por un equipo de profesionales, liderado por un especialista en Hematología, quien debe interrogar, examinar, analizar, ordenar los exámenes y realizar los procedimientos, para posteriormente definir el plan de manejo. 

La batería diagnóstica incluye exámenes de sangre, imágenes radiológicas y biopsia del órgano afectado, así como estudios adicionales, que además de diagnóstico, reportan el estado general del paciente y evalúan el posible compromiso sistémico.

Algunas de las pruebas diagnósticas en el estudio del linfoma son la biopsia de ganglio linfático, aspirado y biopsia de médula ósea, citometría de flujo, hemograma, tomografía computarizada (TAC), inclusive pruebas genéticas en algunos casos.

Linfoma diagnóstico lch

Manejo

La quimioterapia es la principal forma de tratamiento, con esquemas que dependen del tipo de linfoma y, en algunos casos, de los hallazgos genéticos específicos. Algunos pacientes se benefician de la radioterapia y terapias biológicas dirigidas; en otros, el trasplante de médula ósea puede ser el tratamiento indicado.

El tratamiento de los linfomas comúnmente da lugar a efectos secundarios que varían en severidad según cada paciente y el tratamiento recibido. Estos pueden ser: fiebre, constipación, cansancio fácil, tos, dificultad para respirar, pérdida del pelo, síntomas asociados a anemia como palidez, úlceras orales, náusea, vómito, pérdida del apetito o pérdida de peso (2).

En el mundo

Las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales han desarrollado estrategias para el cuidado y manejo integral de los pacientes con linfomas. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS), a través de la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), actualiza continuamente la clasificación de todas las neoplasias, incluyendo las hematológicas, y de los posibles agentes causales de las mismas. Además, vigila el compromiso político de las naciones para la prevención y el control del cáncer, coordina las investigaciones para evaluar las causas y los mecanismos de acción del cáncer, y monitorea la incidencia del mismo (4), mediante iniciativas como GLOBOCAN, el Observatorio Global de Cáncer, que es una plataforma Web interactiva que presenta las estadísticas globales de cáncer para informar sobre el control e investigación del mismo (5).

En muchos países existen organizaciones no gubernamentales, que se encargan de velar por los intereses de los pacientes, además de proveer fondos para investigación, diagnóstico, tratamiento y seguimiento de los mismos. Se destacan, entre otros, en el Reino Unido, Blood Cancer UK (6), de carácter privado, que desde 1960 se creó como una comunidad dedicada a la lucha contra las neoplasias hematológicas, que ha financiado investigaciones para el desarrollo de tratamientos innovadores, además de proveer soporte emocional y económico para los pacientes. En Estados Unidos cuentan con Lymphoma Foundation of America (7), una organización caritativa que provee programas y servicios gratuitos para pacientes con neoplasias hematológicas, al igual que financiar estudios científicos sobre el tema, priorizando el desarrollo de nuevos tratamientos, la identificación de causas y la posibilidad de prevención del linfoma (8).

En Colombia, la Fundación Colombiana de Leucemia y Linfoma es una organización sin ánimo de lucro, sus integrantes son personas dedicadas a brindar apoyo psicosocial, información y representación a pacientes con enfermedades hemato-oncológicas y sus familiares, con educación sobre la enfermedad y el sistema de salud colombiano (9).   

El 15 de septiembre se conmemora el Día mundial del linfoma con el fin de sensibilizar, orientar e informar a la población general sobre este tipo de cáncer, al igual que promover su diagnóstico temprano y oportuno.

Linfoma en el mundo

En el Laboratorio Clínico Hematológico

En el Laboratorio Clínico Hematológico contamos con servicios especializados de medicina diagnóstica basados en estándares de práctica modernos. Nuestra División de Hematología Diagnóstica es una opción para el enfoque global, humanizado e integrado del paciente hematológico, llevando los signos y síntomas a la perspectiva de laboratorio clínico y de patología, articulando los resultados con el hematólogo tratante para lograr un manejo oportuno y óptimo de nuestros pacientes. 

Entre los servicios de hematología de laboratorio que ofrecemos están pruebas básicas y especializadas para el diagnóstico y seguimiento de los pacientes con linfoma (10). El hemograma de última generación es una prueba esencial para la valoración continua de los pacientes. La citometría de flujo, de alta sensibilidad y especificidad analítica, permite la caracterización y clasificación de células de una muestra para lograr el diagnóstico preciso y oportuno de los linfomas y leucemias (11).

Adicionalmente, ofrecemos estudios morfológicos en sangre, médula ósea, ganglios linfáticos, entre otros tejidos, realizados por nuestro equipo de patólogos entrenados en hematopatología y esenciales en el diagnóstico, que permiten un análisis completo de alta calidad. Entre ellos están: lectura e interpretación de extendidos de sangre periférica y aspirados de médula ósea; evaluación e interpretación de biopsia de médula ósea, ganglios linfáticos y otros tejidos; coloraciones especiales y de inmunohistoquímica para clasificación de las enfermedades. Los hallazgos de estos estudios son analizados en conjunto de una manera integrada y enfocada en cada paciente para brindar un informe  de valor para el manejo y el beneficio clínico del paciente.

Por otro lado, el Laboratorio cuenta con un nuevo servicio de toma de Aspirado y Biopsia de Médula Ósea, realizado con todos los estándares de calidad por una Hematóloga de gran experiencia, para pacientes que requieran el procedimiento de manera ambulatoria. Esto permite una mejor oportunidad en el resultado, además de una integración clínica y diagnóstica completa, logrando nuestro objetivo de ser un servicio de Hematología Diagnóstica integral para el beneficio global de nuestros pacientes.