MICROBIOLOGÍA

¿Qué se estudia en el área de microbiología?

Se estudian todas las muestras biológicas de los pacientes como orina, sangre, materia fecal, esputo, hueso, tejidos, pelo, escamas cutáneas, líquido articular, material purulento, entre otras, para buscar en ellas, directa o indirectamente, microorganismos causantes de infección (bacterias, hongos, parásitos, micobacterias y virus). 

¿Para qué se envían pruebas de Microbiología?

Para descartar o confirmar la presencia de microorganismos en la muestra del paciente, para determinar si los microorganismos presentes en la muestra tienen significado o importancia en el proceso infeccioso que aqueja al paciente y para definir si se debe iniciar tratamiento antimicrobiano o si se debe ajustar el que ya se le indicó al paciente. 

– Para determinar si la infección que aqueja a una comunidad o grupo de personas es la misma y si esta se puede considerar un brote de infección, así como para definir medidas que ayuden a contener esa situación con el fin de que no hayan más personas infectadas.

– Para hacer seguimiento a procesos infecciosos prolongados para los que el paciente ha estado recibiendo tratamiento antimicrobiano y definir si la respuesta terapéutica es satisfactoria, si se debe continuar, modificar o suspender. 

– En pacientes que van a ser sometidos a determinados procedimientos quirúrgicos o que van a estar hospitalizados en salas comunes; para conocer si la población microbiana de determinado órgano o sistema es susceptible o resistente a cierto antibiótico o grupo de antibióticos y, así, definir qué fármaco deberá emplearse en caso de infección en los próximos días o qué fármaco se debe usar de manera profiláctica antes del procedimiento.

¿Qué tipos de muestras se procesan en el área?

Se estudian, prácticamente, todas las muestras clínicas de los pacientes: orina, sangre, materia fecal, esputo, hueso, tejidos, pelo, escamas cutáneas, líquido articular, pus, piel, entre otras. Lo importante es que estas muestras cumplan ciertos requisitos que garantizan que los microorganismos sigan vivos y “visibles” en ellas. Esta información la puedes consultar en nuestro portafolio de pruebas. 

Microbiologia lch

¿Por qué es importante conocer la sensibilidad de un microorganismo a los antibióticos?

Por varias razones:

  • En general, los antibióticos son útiles para combatir a las bacterias. Por lo tanto, no se deben usar para tratar infecciones por virus, hongos o parásitos. Para tratar infecciones por virus debemos usar fármacos dirigidos a ellos, los antivirales; así como debemos usar antifúngicos para tratar infecciones por hongos y antiparasitarios para aquellas causadas por parásitos. Se hace esta salvedad porque, en general, lo que llamamos antibióticos, y lo que nos entregan en las farmacias bajo este nombre, son fármacos útiles para tratar infecciones por bacterias.
  • Hay diferentes grupos de antibióticos y de bacterias. Algunos antibióticos, por ejemplo, son útiles para un grupo de bacterias conocidas como Gram positivas, otros van dirigidos al grupo de las Gram negativas; otros, que se conocen como de amplio espectro, tienen acción para los dos grupos y, por tanto, lo ideal es administrarlos sólo cuando es estrictamente necesario, para que no lleguen a  alterar la microbiota del individuo que recibe el tratamiento.
  • También es importante tener presente que la mayoría de las bacterias tienen resistencias naturales a unos antibióticos, es decir, “nacen con ellas”. De esta manera, cuando causan una infección y en el tratamiento se utilizan estos antibióticos, la bacteria va a sobrevivir y no se obtendrá éxito terapéutico. 
  • Otra razón, es que los microorganismos, debido a la exposición que la persona haya tenido a los antibióticos en tratamientos previos, a través de los alimentos, las aguas, entre otros, adquieren la capacidad de resistir a algunos antibióticos, de manera que estos ya no son útiles para tratarlos eficazmente cuando causan infección.

¿Qué es el estudio de las micosis y cómo se realiza?

La palabra micosis hace referencia a la infección causada por hongos en algún sitio del organismo. Se podría decir, entonces, que el estudio de las micosis es el estudio de las infecciones causadas por hongos y, en el caso específico del laboratorio clínico, trata del estudio de las muestras clínicas con la finalidad de buscar en ellas la presencia de hongos que se consideren patógenos, identificarlos y determinar en ellos características como la susceptibilidad a los antifúngicos.   

El estudio de las infecciones por hongos en el laboratorio de microbiología clínica se vale de procesos semejantes a los empleados para estudiar las infecciones causadas por bacterias. Entre las que que ya mencionamos, están las pruebas dirigidas a la búsqueda de anticuerpos, la microscopía, el cultivo y el antifungigrama que, como el antibiograma, tiene como finalidad determinar la susceptibilidad del hongo causante de la infección a los fármacos empleados para su tratamiento. Además, las pruebas de biología molecular pueden identificarlo y describir algunas de otras características más rápido que los cultivos. 

No obstante, se debe tener en cuenta que, en general, el estudio de los hongos toma más tiempo que el de las bacterias pues estos microorganismos crecen más lentamente en los cultivos y necesitan otros nutrientes y condiciones de humedad y temperatura para expresarse.

¿Qué es el Helicobacter pylori, y cuál es la ventaja del cultivo?

Helicobacter pylori es una bacteria que está presente en la vía digestiva de más de la mitad de las personas desde la infancia. La mayoría de los individuos portan el microorganismo, pero no desarrollan enfermedad. Tan solo entre el 10% y el 20 % de quienes se infectan desarrollan síntomas gastrointestinales como consecuencia de una gastritis, una úlcera péptica o un cáncer gástrico. 

El diagnóstico de la infección se puede hacer con pruebas de aliento, ureasa, medición de anticuerpos en sangre, búsqueda de antígeno o cultivo en materia fecal y estudio anatomopatológico en biopsia gástrica o duodenal. Sin embargo, la prueba estándar de oro es el cultivo del microorganismo a partir de una biopsia gástrica o duodenal tomada por endoscopia digestiva superior. 

El cultivo de las biopsias tiene como propósito y ventajas aislar el microorganismo, identificarlo y hacer pruebas que permitan definir su sensibilidad o resistencia a los antibióticos empleados en el tratamiento de la infección sintomática, garantizar su eliminación y prevenir las complicaciones.

Helicobacter

Contáctenos

Nuestras sedes