UROANÁLISIS Y COPROLOGÍA

¿Qué es el coprológico y para qué sirve?

Es una prueba de laboratorio clínico en la que se analiza una muestra de materia fecal con el fin de ver tanto el funcionamiento general del intestino como su capacidad de absorción de nutrientes, si hay sangrado, inflamación, sobrecrecimiento de bacterias o levaduras (hongos), y presencia o infección con bacterias consideradas patógenas y parásitos.

Este examen se puede complementar con pruebas como el coprocultivo, que tiene como objetivo determinar la presencia de bacterias patógenas en las heces para identificarlas y definir su susceptibilidad a los antimicrobianos.

También puede ser complementado con pruebas inmunológicas que detectan antígenos virales  de virus causantes de gastroenteritis como el rotavirus y el adenovirus, entre otros, para hacer diagnóstico rápido de la infección y evitar su diseminación a otras personas. Además, con pruebas de biología molecular que permiten detectar simultáneamente bacterias, parásitos y virus en las heces, como el panel gastrointestinal de FilmArray que ofrecemos en el Hematológico, cuyo resultado se obtiene en 2 horas aproximadamente.

¿Cuáles son las recomendaciones para tomar la muestra de materia fecal?

Lo ideal es que se tome una pequeña porción de la muestra. Si es líquida entre 1 mL y 2 mL, y si es sólida aproximadamente 2 g (equivalente a un frijol). Debe usarse un recipiente nuevo, esteril, de tapa de rosca, que normalmente es entregado en el laboratorio o en una farmacia. No es recomendable recolectar la muestra desde el sanitario sino directamente en el recipiente o, en el caso de los bebés, desde el pañal sin tocar la tela. La persona no debe estar usando cremas, supositorios, laxantes, antidiarreicos, antibióticos o antiparasitarios.

¿Qué es el uroanálisis y para qué sirve?

Esta es una prueba que busca hacer un análisis general de la orina, que valora de manera indirecta la función renal y vesical mediante la determinación de ciertas características fisicoquímicas como el aspecto macroscópico, el pH, la densidad, la bilirrubina, la glucosa, las proteínas, el urobilinógeno, los cuerpos cetónicos, los nitritos, entre otros, así como la búsqueda de eritrocitos, leucocitos, cristales, microorganismos, entre otras. Este estudio se complementa con la visualización del sedimento urinario al microscopio en el que se confirman algunos de los hallazgos antes mencionados. 

En el caso de que se sospeche infección urinaria alta (renal) o baja (vesical), el uroanálisis debería complementarse con el cultivo de la orina, que permite determinar el microorganismo infectante, identificar y definir su sensibilidad a los antibióticos, y garantizar el éxito del tratamiento.

¿Cuáles son las recomendaciones para tomar la muestra de orina?

Lo ideal es que se tome la primera orina de la mañana, después de haber aseado los genitales. Se debe emplear un recipiente nuevo, esteril y sin aditivos, que generalmente es entregado en el laboratorio o puede conseguirse en una farmacia. Se debe descartar la primera parte de la micción (orina) y recolectar la segunda porción. El paciente no debe estar consumiendo antimicrobianos o si los está usando es importante que lo informe al laboratorio. La orina se debe entregar al laboratorio en las primeras dos horas tras su recolección.

uruanalisis

Contáctenos

Nuestras sedes